ABOGACÍA

Juicios digitales: una nueva realidad que ha venido para quedarse

By 23rd junio 2020 No Comments

Por Sara Molina. Socia Fundadora Nize Partners

Las grandes crisis suelen ser la base de grandes transformaciones. En el caso de la Justicia, la crisis generada por la epidemia de Covid-19 ¿será el principio de la gran transformación que necesita para ser un servicio público moderno y eficiente?

Los indicios apuntan a que sí. Y, como suele suceder, ha sido un pequeño grupo de profesionales, comprometidos en la defensa del servicio público, el que ha tomado la iniciativa y dado los primeros pasos.

El pasado 14 de marzo el país se paró. Y con él la Justicia. Y dado que la nuestra es una Justicia desbordada de trabajo, ese parón no podía traer nada bueno. A la acumulación de causas pendientes se unía la amenaza de una posible avalancha de casos derivados de la crisis.

El Tribunal Supremo pudo seguir celebrando sus deliberaciones y dictando sentencias. Pero muchos tribunales inferiores, carentes de medios y recursos, parecían no tener alternativa … ¿o sí?

A finales de mayo, un Real Decreto ley, permitió la celebración de juicios telemáticos. A partir de ese momento, solo era cuestión de tiempo que algún juez o jueza diera el primer paso para que esa posibilidad se pusiera en práctica.

Dos jueces valientes

Los valientes fueron dos. El 11 de mayo, Luis Acayro, un juez de lo contencioso-administrativo de Santander, celebraba con éxito la primera vista plenamente virtual. El 1 de junio, Raquel Catalá, una jueza también de lo contencioso-administrativo, esta vez de Elche, celebraba nada menos que nueve vistas en una misma mañana.

¿Por qué en lo contencioso-administrativo? Primero porque esta jurisdicción es la que registra mayor número de casos en los tribunales, más de un millón y medio al año. Y segundo, porque en muchos de esos casos la prueba es única o principalmente documental, pues se basa en el expediente administrativo.

Es decir, ante esta jurisdicción se plantean todos los años un gran número de casos en los que solo se hay que resolver cuestiones jurídicas sin que sean necesarios complejos mecanismos de prueba, como el interrogatorio de testigos o de peritos.

Además, estos magistrados se han preocupado de abrir telemáticamente estas vistas a la presencia de otros jueces, abogados y también medios de comunicación. Y el efecto ha sido casi instantáneo: en muy poco tiempo otras jurisdicciones como la civil y la social han empezado, en distintas localidades del país, a celebrar vistas telemáticas.

Y la tendencia no para de crecer. Cada día llegan noticias de nuevos tribunales que se unen a esta práctica. Algo en lo que la incesante labor de difusión de Acayro y Catalá, tanto en medios de comunicación, como a través de webminars organizados por colegios de abogados, debe tener mucha influencia.

Coste cero

Luis Acayro ha destacado varias características muy relevantes de estos juicios. Para empezar: se están llevando a cabo a coste cero. Solo se están utilizando los sistemas ya disponibles, sin incorporar ningún recurso nuevo. Eso sí, la colaboración con el personal técnico de los tribunales superiores está siendo fundamental.

En segundo lugar, las vistas virtuales que siempre se convocan previo acuerdo de las partes, no se utilizan para cualquier caso. No solo porque la norma excluye expresamente los casos penales graves, sino porque estos jueces anteponen en todo caso la defensa de los derechos y garantías procesales de las partes. Sin garantías no hay justicia, eso lo tienen muy claro. Por tanto, cualquier caso que requiera una prueba compleja, queda excluido.

Los detractores de estos juicios han expresado su preocupación por el principio de inmediación, pero Acayro y Catalá destacan que, como ha precisado la jurisprudencia del TEDH, importa más la posibilidad de contradicción, y esta queda garantizada por los jueces actuantes.

Además, la ciberseguridad y registro de las actuaciones quedan así mismo garantizadas por que, aunque estos juicios utilizan plataformas comerciales, todos los datos pasan a través de los sistemas de gestión procesal de las comunidades autónomas.

Por último, la posibilidad de agilizar pleitos masivos, como los de las cláusulas suelo, puede liberar grandes importes económicos que están paralizados en los juzgados.

Fruto de esta consideración nace la iniciativa JUSTICIA ONLINE  de la que formo parte y en la que recopilamos toda la información relativa a esta temática, incluyendo recursos y un mapa de celebración de los juicios virtuales celebrados en España. Este proyecto lo promovemos entre varios profesionales:  Guillermo Pérez Alonso, Isabel Iglesias, Javier Ercilla García, Jorge Morell Ramos, José María Aparicio Boluda, José María Fernández Comas, Juan Antonio Orgaz, Laura Fauqueur, Luis Acayro Sánchez, María Gómez Casas y Raquel Català Veses…Además, hemos hecho una encuesta: https://juiciostelematicos.com/2020/06/22/publicamos-encuesta-sobre-la-digitalizacion-de-la-justicia-y-de-sus-profesionales/ que os invito a rellenar para poder realizar un informe sobre el estado y las posibles mejoras a realizar en la Justicia virtual. La transformación tecnológica ha llegado a los tribunales. La crisis no les ha dejado otro remedio. Por eso, parece que el cambio ha llegado y se va a quedar. La beneficiaria será toda la sociedad

Por @LuisjaSanchez, Periodista Jurídico.

Leave a Reply

*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com