ENTREVISTASLEGALTECH

«RSC y TECH es una combinación lógica y mágica con sinergias importantes» Entrevista a Miguel Linares y Ana Irlán

By 21st junio 2019 No Comments

Miguel Linares, socio director de Linares Abogados y Ana Irlán, directora de RSC  y sostenibilidad del despacho promueven los encuentros RSCTECH en Madrid con el ánimo de que ámbitos como la tecnología y RSC tengan puntos de encuentro. Su encuentro mensual en GOMadrid profundiza en las mejores prácticas de estas dos actividades y qué sinergias existen.

Para estos expertos la clave que la transformación digital tenga un desarrollo sostenible se basa en que “ese compromiso se integre en la estrategia del negocio a través de un Plan Director de RSC, un plan de desarrollo sostenible para el largo plazo lo suficientemente concreto y realista como para poder evaluar su consecución y, al mismo tiempo, lo suficientemente flexible y abierto como para poder adaptarse a nuevas regulaciones, cambios en el entorno competitivo, desarrollos tecnológicos, etc.”

 

Su perfil profesional

Miguel Linares, socio director de Linares Abogados

Linares Abogados nace en 2010 bajo su leitmotivun nuevo concepto legal”. El despacho siempre ha tenido la inquietud de hacer algo más allá de ejercer la abogacía, contribuyendo a un mundo mejor, desde nuestros servicios y enfocando nuestro modelo para crear impactos positivos.

Más allá, creemos que responsabilidad social y compliance presentan elementos en común. La RSC necesita una gestión, un sistema que prevenga, detecte, reporte y resuelva para cumplir con esas “autoexigencias”. El abogado que se encarga del cumplimiento normativo tiene entre sus objetivos identificar los riesgos y las consecuencias de una mala praxis, incorporando a la cultura de la empresa actuaciones que garanticen que todo se está haciendo correctamente y según la normativa vigente.

Nuestra RSC se debe a un proceso natural en el que hemos ido involucrándonos poco a poco. De apoyar el Derecho a la Educación desde la acción social y participar en proyectos Pro Bono, pasamos por integrar la responsabilidad social a nuestra gestión y lanzamos un proyecto de consultoría que impulsa prácticas responsables como estrategia de cambio para lograr un mundo mejor; así como el fomento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible entre nosotros y en las empresas y organizaciones con las que trabajamos.

 ¿Qué balance puede hacer de esta temporada que ahora concluye en materia de RSC Tech, a nivel de encuentros profesionales?

RSC Tech ha supuesto un foro de encuentros entre amigos que muestran una inquietud común: integrar la RSC en los proyectos Tech y potenciar con tecnología las iniciativas de RSC, todo desde el concepto de “valor compartido”.

Lo más rico del foro es, sin duda, la gente y las sinergias que surgen entre ponentes y asistentes, de manera que logramos nuevas oportunidades que tienen que ver con la innovación sostenible. Llevamos contabilizados un total de 6 nuevos proyectos, de los cuales hacemos seguimiento con nuestro apoyo y colaboración también.

Además, consideramos que estamos acercando el concepto de la sostenibilidad vinculado a la responsabilidad social; algo que todavía no está asumido como tal.

RSC Tech reúne las mejores propuestas de valor basadas en incrementar la creatividad, la flexibilidad, la frescura y la capacidad de entender el entorno que nos rodea más allá del modelo de servicios tradicional. Queremos inspirar e impulsar estrategias disruptivas que impacten en la sociedad, creando alianzas entre empresas tecnológicas, no tecnológicas y el tercer sector

Realmente hay un punto de conexión entre ambos universos que aparentemente son muy dispares?

Foro RSC TECH, único existente en la actualidad

¿RSC y tecnología? Sin duda, es una combinación lógica y mágica.

La RSC promueve la innovación y la tecnología es parte de esta misma, aunque no toda innovación es “tech”. El simple hecho de considerar que la empresa es responsable de sus impactos ante la sociedad lleva a los directivos y empleados a preguntarse cómo pueden promover los impactos positivos, cómo pueden reducir los negativos, cómo pueden ir más lejos… y todo esto fomenta la innovación empresarial.

Más allá, precisamente, diseñamos este think tank bajo la idea de fusionar el know how de los mayores talentos de la RSC con la innovación y creatividad de los expertos “Tech”, de manera que la RSC ayude a los proyectos tecnológicos a obtener una visión responsable y sostenible y la tecnología ayude a la RSC a crear herramientas que logren un mayor impacto positivo en el entorno. Esto es “magia”.

 

Sobre la tecnología se habla mucho, pero ¿es realmente útil para cualquier empresa o estamos sobrevalorando su función?

No hay duda de que la tecnología influye considerablemente en nuestras vidas, de manera que tenemos a nuestra disposición multitud de sistemas y alternativas con los que disfrutar de una mayor eficiencia y comodidad a la hora de realizar cualquier tipo de proceso. Lo mismo ocurre con las empresas.

No obstante, como dice nuestro querido amigo Juan José Almagro: “considerando que hemos pasado de una economía real a otra digital, siendo el futuro la robótica, la inteligencia artificial y la digitalización, es fundamental la ética mitigando impactos negativos de la tecnología en la sociedad.” O sea, ética y tecnología deben ir de la mano.

Además, la tecnología, por ejemplo, es una herramienta aliada de la RSC para lograr, por ejemplo, los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

 ¿Cuál es el momento de las actividades de responsabilidad social? ¿Qué puede aportarles a startups y empresas de nueva creación?

Ana Irlán, directora de RSC en Linares Abogaods

La responsabilidad social comienza a adquirir un papel “protagonista” en muchas organizaciones. Indudablemente, hay una tendencia porque la sociedad lo exige y porque la RSC comienza a adquirir rango de Ley. No obstante, y de verdad, no tanto por regulación, la sostenibilidad se ha convertido en una de las tres principales preocupaciones en la agenda de los directivos.

Las startups y empresas de nueva creación deben tener muy en cuenta que están cambiando las reglas del juego porque está cambiando el balance de poder: los clientes hoy son conscientes de su valor comercial y su poder.

Si una empresa sólo intenta ganar dinero no dará una buena imagen y la gente no comprará su producto o servicio y al final la acabará castigando. A veces necesitamos que nos apremien para llevar a cabo las acciones más nobles. Las empresas tienen que hacernos avanzar, dando servicios y generando valor alrededor. Nos gusta recordar a Peter Drucker cuando afirma que “si queremos saber qué es una empresa, debemos empezar por el propósito. Y su propósito debe estar fuera de la empresa misma. De hecho, debe estar en la sociedad, porque la empresa es un órgano de la sociedad”. El propósito de la empresa y todo tipo de organizaciones, será su papel en la sociedad, lo que llamamos su función social.

¿Se puede lograr un compromiso responsable desde la transformación digital de cada compañía?

Sí, siempre y cuando ese compromiso se integre en la estrategia del negocio a través de un Plan Director de RSC, un plan de desarrollo sostenible para el largo plazo lo suficientemente concreto y realista como para poder evaluar su consecución y, al mismo tiempo, lo suficientemente flexible y abierto como para poder adaptarse a nuevas regulaciones, cambios en el entorno competitivo, desarrollos tecnológicos, etc.

Este Plan Director de RSC recoge el posicionamiento estratégico de la empresa frente a sostenibilidad, alineado con su modelo de negocio y procedimentalizando una serie de proyectos que permitan el impacto económico, social y medioambiental; entre ellos, la transformación digital que creará  valor para la empresa y para el entorno, lo que llamamos los grupos de interés.

¿De qué hablamos cuando citamos la responsabilidad social para cualquier despacho de abogados, realmente?

En primer lugar, los abogados somos los consejeros de confianza y los intercesores de las personas y las empresas. Se podría decir que orientamos en el ejercicio personal y profesional, teniendo en cuenta el propósito, los valores y las virtudes de las personas y empresas, para que estas sepan realizar todas sus tareas como servicio a la sociedad. La responsabilidad social está en nuestra razón de ser.

Más allá, los abogados hacemos muchas cosas que tienen que ver con la RSC: escribimos códigos éticos, llevamos a cabo la diligencia debida con terceros, diseñamos políticas anticorrupción, de defensa de la competencia o de las relaciones con los inversores, gestionamos riesgos, dirigimos los departamentos de cumplimiento

normativo o actuamos como directivos, secretarios del consejo y otros puestos relevantes.

Además, llevamos a cabo prácticas pro bono (asesoramiento gratuito a colectivos necesitados y/u organizaciones sin ánimo de lucro), realizamos campañas solidarias, desarrollamos planes a medida dirigidos a la retención y atracción del talento (formación, plan profesional, entre otras), etc.

No obstante, esto necesita un orden y, al igual que cualquier organización responsable, debe haber una estrategia y una procedimentalización de la RSC para que esta sea real, eficaz y eficiente y logre ese impacto positivo. Aunque soñemos la RSC, siempre nos quedaremos cortos. Se puede cambiar el mundo a través de la empresa.

 

Por @LuisjaSanchez, Periodista Jurídico.

 

¿Necesitas asesoramiento legal? Contacta con nosotros en LEXGOApp

Entradas relacionadas

Leave a Reply

*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com