ABOGACÍACOMPLIANCE PENALENTREVISTASLEXGOAPP

Compliance: una auténtica herramienta de gestión empresarial

By 22nd marzo 2018 No Comments

“Una buena política de compliance ayuda a impulsar el concepto de Gobierno Corporativo en las empresas”

Ha sido uno de los eventos más destacados en estos últimos meses, la celebración del III Congreso de Cumplimiento Normativo organizado desde la asociación profesional Cumplen, de la que Miquel Fortuny, abogado y experto en estos temas es socio desde hace años. En esta entrevista analiza el estado del cumplimiento normativo en las organizaciones y destaca el papel del Compliance Officer en ellas, como garante de ese sistema preventivo activo.  Sobre la innovación en el sector legal revela que “El Legaltech provocará en un futuro, y en mi opinión, una generación de abogados que ejercerán de paralegales, como ya ocurre en USA”.

Quién es…

“Soy abogado penalista, especialista en delitos económico-corporativos, con 20 años de ejercicio profesional, dentro de los cuales ha dirigido y desarrollado diversos proyectos de Corporate Compliance, así como ha asumido la defensa penal corporativa de empresas y directivos ante los Tribunales.

También ejerzo Profesor de Corporate Compliance de varias Universidades (Universitat Abat Oliba CEU en el curso de especialización en Compliance, Universidad Complutense de Madrid en el Máster para el Diploma de Compliance Officer, Universidad Carlos III de Madrid en el Máster de Acceso a la Abogacía en materia de Compliance y Derecho Penal Económico).

 

¿Qué conclusiones extrae del III Congreso Cumplen celebrado recientemente en Madrid?

Ha sido un congreso en el cual se han tratado temáticas diversas e interesantes, de última actualidad, con un gran nivel de ponentes y una muy alta concurrencia de público a las dos jornadas.

A nivel de conclusiones me quedo con una de principal: la gradual consideración del Compliance como una auténtica herramienta de gestión empresarial, con un enfoque basado en considerar el riesgo de incumplimiento legal dentro de la estrategia de la empresa, como herramienta propia del nuevo concepto de Gobierno Corporativo.

Otra conclusión, derivada de la anterior, es el viraje observado en las principales novedades legislativas en materia de Compliance, enfocas al riesgo y a la proactividad en la gestión del mismo. Un botón de muestra puede ser el nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos.

 Da la sensación de que las empresas se han dado cuenta de la importancia del cumplimiento normativo…

Correcto, poco a poco la empresa, sea PYME o multinacional, se da cuenta de la importancia de implantar un programa de cumplimiento normativo en el sí de su organización. Las múltiples ventajas, no sólo legales, sino también procedimentales y organizativas, hace que el diseño e implantación de planes de Compliance sea no sólo una necesidad sino una ventaja competitiva que permite a las organizaciones diferenciarse y ser más eficientes en el mercado.

También está coadyuvando el hecho de que las grandes compañías empiezan a estar certificadas por la norma UNE 19601 de sistemas de gestión de Compliance penal, y ello ayuda a la permeabilización del Compliance, debido a los requisitos y exigencias que en materia de Compliance empiezan a requerir a los proveedores para poder ser homologados.

¿En el debate sobre si las administraciones deben contar o no con políticas de cumplimiento, con qué tendencia se decanta usted?

Me decanto por políticas de cumplimiento en las administraciones. Considero que es una forma de interiorizar que la cultura de cumplimiento normativo no es sólo un aspecto que deben considerar las entidades privadas, sino que las políticas de cumplimiento deben estar integradas en todo tipo de organizaciones. Inclusive, y con más énfasis si cabe, en las administraciones.

De hecho, una empresa pública no deja de ser el reflejo de una sociedad. Si conseguimos integrar la cultura ética en las administraciones podremos dar (y de hecho deberíamos dar) el mejor ejemplo, para así trasladarlo también al entorno privado. La cuestión es: ¿cómo podemos exigir al sector privado si no damos el mejor ejemplo desde la administración pública?

¿Qué valor añadido ofrece Fortuny Legal para sus clientes desde el cumplimiento normativo?

Desde Fortuny Legal desarrollamos planes de Compliance a medida para cada cliente, según su actividad, sector, tamaño y estructura, con un enfoque nacional e internacional, debido a nuestra capacidad de actuación en diversas jurisdicciones.

Además, en materia de Compliance penal tenemos un equipo de abogados penalistas y de auditores de primer nivel que nos permite ofrecer una visión de 360º a la hora de diseñar, implementar y desarrollar planes de Compliance en todo tipo de organizaciones.

Por otra parte, realizamos también auditorías internas UNE 19601 y acreditamos al cliente para su certificación posterior. En los últimos años, hemos asesorado múltiples clientes de sectores, actividades y tamaños diversos. Asimismo, también vemos un incremento de nuestra actividad en materia de defensa penal en Tribunales a personas jurídicas, tanto como acusación como defensa.

 Sobre la tecnología, ¿Qué utilidad tiene para una empresa en el desarrollo de políticas de cumplimiento normativo?

Las políticas de cumplimiento permiten establecer una metodología concreta para operar dentro de la organización y permiten integrar poco a poco la cultura corporativa entre todos sus miembros. La tecnología permite desarrollar la comunicación de la política de cumplimiento normativo de una forma mucho más fácil, rápida y eficaz para todos los miembros de la organización, inclusive para los stakeholders de la misma.

Por otro lado, la formación, la generación de evidencias, y en general la gestión del modelo de Compliance, si se realiza desde herramientas tecnológicas permiten dejar trazabilidad y prueba preconstituida al respecto. En materia de Compliance penal, la Circular 1/2016 de la FGE establece que tendrá en consideración como evidencia del control interno la existencia de herramientas tecnológicas robustas.

“La tecnología permite desarrollar la comunicación de la política de cumplimiento normativo de una forma mucho más fácil, rápida y eficaz para todos los miembros de la organización”

¿Cómo cree que va a impactar el desarrollo tecnológico en la gestión de cualquier despacho de abogados, realmente?

Totalmente, de ello no me cabe la menor duda y es una cuestión de debe ocuparnos a todos. Si ahora le tuviera que aconsejar a alguien que estudiar, le aconsejaría a ser posible hacer a la vez dos carreras: derecho e ingeniería informática. El desarrollo tecnológico cambiará radicalmente la forma de cómo gestionamos, entendemos y organizamos nuestro trabajo.

El Legaltech provocará en un futuro, y en mi opinión, una generación de abogados que ejercerán de paralegales, como ya ocurre en USA. Por otro lado, generará una multidisciplinariedad en el mundo legal nunca vista, entraran otros actores como ingenieros, economistas, inversores, etc. Es difícil prever exactamente cómo nos impactará y qué tipo de áreas se verán mayormente afectadas. Sea como sea, queda claro que como abogados nos deberemos adaptar al cambio para poder seguir ofreciendo el mejor servicio, con la máxima profesionalidad y estándar de excelencia posible que tan bien define nuestra profesión.

¿Qué es lo más complicado a la hora de definir para una empresa a nivel de política de cumplimento?

Debemos analizar la esencia de la organización, conociendo su interior con el máximo detalle. La política de Compliance debe adaptarse no sólo al contexto de la propia organización, sino también a su visión, misión, valores y principios, adaptándose a sus necesidades y siendo coherente con sus objetivos operacionales y estratégicos.

Por este motivo, no podemos desarrollar políticas de cumplimiento normativo genéricas. Cada política deber ser única e irrepetible, y la única forma de hacerlo posible es a través del estudio, el análisis y la dedicación exclusiva y personalizada para cada cliente y tipo de proyecto. Un titular al servicio de esta idea diría: “Mida bien sus políticas, porque de cuantas más cosas diga, de cuantas más cosas tendrá que retractarse sino las cumple”

Respecto al Compliance Officer ¿Qué rasgos destaca en este profesional para que pueda realmente hacer su trabajo?  ¿Cree que necesita un marco jurídico propio para que pueda hacer su trabajo con independencia?

Efectivamente, la figura del Compliance Officer requerirá que se regule con mayor profundidad el alcance de sus funciones y responsabilidades, así como, su implicación en el desarrollo y ejecución de los programas de cumplimiento normativo, pues a fecha de hoy es todavía muy difuso.

Por ello, es de especial relevancia que la propia entidad en la que el Compliance Officer preste sus servicios desarrolle un reglamento o documento similar para regular dicha figura. Estrechamente vinculado con ello serán los rasgos que han de definir al Compliance Officer en su actividad diaria como son la independencia, la libertad, la autonomía, la dignidad, la integridad y la confidencialidad, pero, sobre todo, saber decir NO.

“Es de especial relevancia que la propia entidad en la que el Compliance Officer preste sus servicios desarrolle un reglamento o documento similar para regular dicha figura”

¿Cómo encajan en las empresas y organizaciones que exista un canal de denuncias interno?  ¿Realmente es operativo y funciona?

En general lo ven inicialmente como un requisito legal derivado del artículo 31.5 Bis CP. Posteriormente, y por nuestra experiencia, el canal de denuncias o canal ético es una herramienta muy útil para ver las acciones correctivas que deben realizarse al programa de Compliance.

Pero para ello es necesario no solo crear un canal ético, sino también un canal de consultas, de manera que el empleado diferencia muy claramente entre consultas y denuncias. Bien usado, por tanto, puede ser una herramienta eficaz para la mejora del modelo.

Lo fundamental para que sea operativo es que se garantice la no represalia al denunciante, la confidencialidad, así como que se toma seriamente. Por ejemplo, de las consultas o denuncias recibidas se puede mejorar la formación, así como los directivos pueden hacer sesiones de concienciación comentando las principales consultas y dudas que afectan a su área, etc.

Volviendo a la tecnología ¿Qué le diría al bufete que aún cree que la tecnología y la transformación digital no va con él?

Voy a ser un poco brusco en la respuesta, pero le diría que despierte del letargo en el que vive nuestra profesión. Desde mi punto de vista sólo hay dos opciones: adaptarse o morir.

Twitter/@MiquelFortuny1

Linkedin/fortunymiquel

Por @LuisjaSanchez periodista jurídico

Entradas relacionadas

Leave a Reply

*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com