ACCIDENTES DE TRÁFICO

Cómo reclamo una indemnización tras un accidente de tráfico

By 30th enero 2019 No Comments

Si has sufrido un accidente de tráfico tienes derecho a reclamar una indemnización. La cuantía de la misma dependerá de la gravedad del accidente y del alcance de los daños. Por eso hemos decidido escribir este artículo donde te contamos cómo reclamar una indemnización por un accidente de tráfico.

Ten en cuenta que generalmente tu aseguradora pagará los gastos de defensa jurídica, por lo que podrás designar un Abogado de tu confianza para que obtenga el mejor resultado. Si no conoces a un especialista en la materia, no dudes en buscarlo a través de nuestro formulario. Te pondremos en contacto con los mejores gratuitamente y sin compromiso.

Primeros pasos: asistencia médica e inicio de la reclamación

Lo primero que debes hacer tras un accidente de tráfico es acudir al médico, para someterte a una revisión. Algunas de las lesiones más frecuentes en alcances y accidentes tardan días en manifestarse. De modo que lo primero es tomar las medidas sanitarias precisas para preservar tu salud y empezar el tratamiento lo antes posible.

Acto seguido deberás avisar a la compañía de seguros. Para ello dispondrás de un plazo de siete días desde el accidente. Ten en cuenta que es precisamente a la compañía del conductor que provocó el accidente a quien tendrás que reclamar la indemnización.

En caso de que el conductor no tuviera seguro, no te quedará otra más que denunciarlo a él, así como al propietario del vehículo si no es la misma persona. Además, deberías introducir en tu reclamación al Consorcio de Compensación.

El Consorcio de Compensación de Seguros se encarga de indemnizar daños personales o materiales en los casos en que el responsable no tiene seguro, o cuando el vehículo fue robado o no se consigue dar con el culpable.

Cómo actuar en el momento del accidente

Siempre que el responsable del accidente colabore, deberíais rellenar el parte amistoso. Prestad atención a los datos que consignáis, particularmente en lo relativo a la identificación de los partes y los vehículos.

En caso de que el responsable no quiera colaborar, deberás avisar a las autoridades para que levanten un atestado. Este documento facilitará las posteriores reclamaciones, por lo que debes conservarlo.

Si el conductor se diera a la fuga también es interesante realizar una fotografía con el teléfono o tomar nota de la matrícula. Además, en estas situaciones es importante recoger datos de testigos, por si luego tienes que llamarles.

Cuándo buscar la asistencia de un letrado

Justo después de recibir atención médica deberías contactar con un abogado. Ten en cuenta que no dispones de mucho tiempo para informar a la aseguradora. Además, realizar incorrectamente esta comunicación podría perjudicar a tus derechos.

Por otro lado, si la compañía te ofrece la visita de su servicio sanitario o te hace una oferta de indemnización, podrían terminar pagando mucho menos de lo debido. De modo que la asistencia letrada debería ser tan temprana como tu estado de salud te permita.

Recuerda (nunca lo diremos demasiadas veces) que no tienes por qué aceptar al abogado de la compañía. Busca a tu letrado personal.

Si eres víctima del accidente:

  • En caso de ir en el vehículo que haya sufrido la colisión, la cobertura de defensa jurídica del mismo se hará cargo de los honorarios de tu abogado.
  • Si no circulabas en este vehículo, revisa las cláusulas de tus seguros del hogar u otros. Es habitual que tengas una cobertura de este tipo y puedas ahorrarte los gastos del letrado.
  • Y cuando fueras en el vehículo del culpable, tendrás que contratar a tu propio abogado. Normalmente cobrará un porcentaje de la indemnización, por lo que buscará que esta sea lo más cuantiosa posible.

Y ahora que sabes cómo actuar tras el accidente, te contamos cómo proceder a la reclamación.

Quién tiene derecho a una indemnización tras un accidente de tráfico

Después de un alcance o una colisión, pueden exigir una indemnización:

  • El conductor que no sea responsable del accidente. Ten en cuenta que cuando circulas en bicicleta entrarás dentro de esta categoría.
  • Los ocupantes de cualquiera de los vehículos. Contra lo que suele pensarse, los pasajeros de ambos coches tienen derecho a exigir una indemnización.
  • Los peatones. En este sentido cabe señalar que tendrás derecho a la indemnización incluso cuando tengas parte de culpa. Así, la única situación en la que el peatón no tendrá derecho a indemnización en un accidente de tráfico es aquella en la que se determine su culpa exclusiva.
  • Los familiares. En caso de fallecimiento del accidentado, serán los familiares quienes tengan derecho a la indemnización. La cuantía de la misma dependerá de varios factores, que incluyen la dependencia económica y el grado de parentesco.

La indemnización por accidente de tráfico

La indemnización por un accidente de tráfico reúne varios conceptos. Lo más habitual es que se exija una compensación por los daños personales, que son los que afectan a la salud del accidentado. Pero también puedes exigir que se indemnicen los daños materiales, de modo que vamos a analizar cada uno de estos conceptos.

Indemnización de daños personales

Como decimos, los daños personales son las lesiones que afectan a tu estado de salud. Se incluyen los daños físicos, pero también los psicológicos. Sin embargo, los segundos son más difíciles de reclamar, por lo que la asistencia de un especialista en tráfico se hace más que recomendable.

Los daños personales vienen baremados en la Ley 35/2015, por lo que conocer su cuantía requerirá de un simple cálculo. Como algunos conceptos son variables, será recomendable contar con la asistencia de un perito médico, que se asegurará de realizar una valoración precisa de los daños.

Además, ten en cuenta que si sigues nuestro consejo y acudes al médico inmediatamente, podrás reclamar los gastos médicos. Para ello es recomendable que conserves las facturas y que hagas saber al facultativo el origen de las lesiones. Si este aparece consignado en los informes sanitarios se facilitará el proceso de reclamación.

En cualquier caso, cuando hay daños personales es el responsable del accidente quien debe demostrar que no se deben al mismo, o que derivan de la culpa exclusiva de la persona herida. Esto facilita la reclamación, aunque la valoración de la indemnización puede ser más conflictiva. Por eso es recomendable contar con los servicios de un perito.

Qué son los daños personales en un accidente de tráfico

Los daños personales incluyen:

  • La muerte del accidentado. En este caso le corresponde una indemnización a sus familiares.
  • Las lesiones permanentes o secuelas.
  • Los días de baja.
  • Gastos sanitarios.

Cada uno de estos conceptos recibe una cuantía indemnizatoria regulada en el baremo. En el caso de muerte del accidentado, se tendrán en cuenta factores como su nivel de ingresos y la dependencia económica, pues el objetivo de la indemnización es que el sobreviviente no quede desprovisto de recursos económicos.

Respecto a las secuelas, se consideran como tales las clínicas y anatómicas, pero también las estéticas. En este caso se tiene en cuenta, además de las condiciones económicas antes reseñadas, la edad del accidentado y la gravedad de sus lesiones.

Como las lesiones deben valorarse, es fundamental conseguir un informe médico que determine el alcance de las secuelas. Y es que lo habitual es que la valoración de los servicios médicos de la aseguradora tienda a la baja.

En el caso de que las secuelas deriven en una invalidez, se incrementará su valoración. Ten en cuenta que esta indemnización de invalidez es diferente de la de incapacidad temporal.

La indemnización por incapacidad temporal tiene en cuenta los días de baja, que se consideran impeditivos o no en función de su gravedad. En este sentido es importante, de nuevo, contar con un especialista, porque las aseguradoras tienden a minorar la cuantía del concepto.

Por ejemplo, suelen ser reticentes a abonar una indemnización por días impeditivos a quien no acredita ingresos. Sin embargo, las personas encargadas del cuidado de familiares o los estudiantes sufren, evidentemente, un perjuicio en sus tareas cotidianas. Por eso, en estos casos, es recomendable presentar una denuncia para poder ser visitado por un médico forense y contratar posterior o simultáneamente a un abogado especialista en tráfico.

Cómo se indemnizan los gastos médicos en un accidente de tráfico

Queremos hacer un inciso respecto a los gastos médicos, que suelen ser una partida conflictiva. Lo más probable es que al reclamar a la compañía aseguradora, esta ofrezca sus propios servicios sanitarios.

Puedes aceptar los mismos o acudir por tu cuenta a un facultativo. Cada opción tiene sus ventajas y sus inconvenientes:

  • Si aceptas los servicios de la aseguradora, serás atendido inmediata y gratuitamente. Sin embargo, es frecuente que la atención se limite a las prestaciones imprescindibles para que tu estado de salud no empeore.
  • Por el contrario, si acudes directamente al médico tendrás que anticipar estos gastos. Solo en el momento de reclamar podrás resarcirte de los mismos, exigiendo el pago a la aseguradora. Lo malo de esta opción es que necesitarás disponer de liquidez, y te arriesgas a no recuperar todo lo invertido. Pero la atención sanitaria será más completa, por lo que es recomendable siempre que puedas permitírtelo y vayas a contratar a un abogado de tráfico para recuperar tu dinero posteriormente.

De hecho, muchos abogados especializados en este campo colaboran con profesionales sanitarios que aplazan el pago de sus servicios al momento de cobrar la indemnización. Gracias a esta forma de trabajar podrás optar a un servicio íntegro sin disponer del capital necesario.

Indemnización de daños materiales

Los daños materiales son los que sufren los objetos en el accidente. De modo que en este concepto entran todos los desperfectos que sufran el vehículo y los objetos que van en su interior.

Qué son los daños materiales en accidentes de tráfico

Los daños materiales tras un accidente de tráfico incluyen los causados:

  • En tus efectos personales. Deberás acreditar que son tuyos, que los llevabas en el momento del accidente y que se rompieron en este. Por eso, lo mejor es invocar el daño desde el primer momento (por ejemplo, en la denuncia). También es recomendable contar con la factura, para demostrar su propiedad y valor.
  • En el vehículo. En este caso puedes optar por que el responsable del accidente lo repare. El problema es que el valor venal, habitualmente, excede el de la reparación. Aunque las compañías de seguros tienden a ofrecer el valor venal, un especialista podría conseguir que se reparara el mismo. Esta reclamación será viable siempre que la diferencia entre ambos valores no supere el 30 %.
  • Los gastos derivados del accidente, que incluyen desplazamientos, alojamientos, dietas, alquiler de un vehículo de sustitución… La compañía se negará, generalmente, a satisfacerlos. Por eso deberías conservar todas las facturas, ya que un buen especialista podrá recuperar tu dinero.

Otros conceptos indemnizables tras el accidente

Además de estos dos conceptos, que son los principales, puedes exigir indemnización por conceptos conexos. Por ejemplo, si la aseguradora no pagara a tiempo, comenzarían a devengarse intereses de demora. Así lo exige el artículo 20 de la Ley del Contrato de Seguro.

Los intereses de demora se computan desde el momento del accidente de tráfico. Sin embargo, no serán exigibles hasta que no hayan pasado 3 meses desde tu reclamación. En este caso, se aplicará el interés legal del dinero incrementado en un 50 %. Además, cuando hayan pasado dos años sin que la compañía haya pagado, la cuantía abonada en concepto de intereses moratorios no puede ser inferior al 20 % de la indemnización total.

Por otro lado, si estás trabajando deberás tramitar la baja médica y tu incapacidad. La incapacidad temporal da derecho a una suspensión del contrato de trabajo, y la Seguridad Social te pagará la prestación. Además, si sufriste el accidente al ir o volver del trabajo, se considerará un accidente in itinere, lo que incrementará la cuantía de la prestación por considerarse de origen profesional.

En cualquier caso, se considere contingencia profesional o común, la baja en el trabajo activará el derecho a percibir la prestación por incapacidad temporal. Ten en cuenta que si esta se prolongara más de un año (o año y medio, si se prevé tu recuperación), deberá declararse la incapacidad permanente. Ello sin perjuicio de tu posterior recuperación.

Además, en el caso de que sufras una mutilación o deformidad, la Seguridad Social dispone de un baremo de indemnizaciones por lesión permanente no invalidante. Esta indemnización es separada de la correspondiente al accidente de tráfico, pero solo te corresponderá si se trata de un accidente in itinere.

Cómo reclamar la indemnización por accidente de tráfico

Los daños derivados de un accidente de trabajo dan lugar a responsabilidad civil. Esto significa:

  • Que podrás intentar una solución extrajudicial antes de acudir a la vía judicial.
  • Y que, si tienes que ir a juicio, lo harás ante los tribunales de lo civil.

Toda reclamación a la compañía de seguros comienza extrajudicialmente. Pero deberías apoyarte en un especialista en tráfico para decidir si vale la pena o no aceptar la oferta de la aseguradora. El problema es que estas compañías suelen ofrecer cantidades inferiores a las debidas.

Tu abogado te ayudará a evaluar la oferta de la compañía y a negociar una cantidad superior. En cualquier caso, tus opciones para reclamar son las siguientes.

La solución amistosa: reclamaciones extrajudiciales por accidentes de tráfico

Tras el accidente, dispones de un plazo de siete días para informar a la aseguradora. Si ha transcurrido este plazo todavía podrás reclamar. Pero en este caso se hará necesaria la asistencia de un experto en la materia.

Deberías documentar todo el historial clínico derivado del accidente. Además, lo recomendable es que un perito cuantifique la indemnización que legalmente te corresponda.

Este es el primer paso a para toda reclamación, sea judicial o extrajudicial. La compañía de seguros te solicitará una revisión médica, analizará el caso y te presentara su oferta motivada de indemnización. Para ello dispone de un plazo de tres meses.

La oferta de la compañía también debe documentarse, de modo que podrás analizar si la cuantía ofrecida es o no justa. Lo mejor es que lo hagas en compañía de tu abogado, que te podrá guiar en la aceptación o no de la propuesta.

En caso de quedar satisfecho, bastará con que aceptes la oferta y la compañía te pagará. Aunque normalmente te ofrecerán una indemnización inferior a la correspondiente, muchas personas prefieren ahorrarse el pleito. De modo que tu abogado debería empezar a negociar desde este primer momento.

La solución contenciosa: reclamaciones judiciales por accidentes de tráfico

Si, pese a las negociaciones, no quedas satisfecho con la indemnización propuesta, tendrás que acudir a la vía judicial. Dispones del plazo de un año para ejercitar tu acción, que empieza a computar:

  • Para los daños materiales, en el momento del accidente.
  • Pero si hay lesiones, en el momento en que se determine su alcance.

En estos casos es frecuente que la compañía mejore su oferta para evitar el juicio. Pero si esto no ocurre, tendrás que entregar a tu abogado toda la documentación que hayas ido reuniendo para dotarlo de herramientas con las que ganar el pleito. En particular es importante:

  • La documentación médica.
  • Los informes de peritos.
  • El contacto de testigos del accidente. También puede ayudarte el contacto de gente que conozca la zona y su índice de peligrosidad.
  • Las facturas de gastos médicos y de otro tipo. Recuerda incluir el presupuesto de reparación del coche y las facturas de los objetos rotos.
  • El parte amistoso, atestado o denuncia.

Este tipo de juicios son bastante rápidos y fáciles de ganar para un especialista en la materia.

Cuando media un delito: la querella por accidentes de tráfico

La vía penal está reservada a las infracciones más graves del ordenamiento jurídico. Por eso no es la vía natural para exigir una indemnización, aunque puede servir a tal fin.

Dispondrás de un plazo de seis meses para interponer tu querella. Pero debes saber que esta acción no es viable si no se ha producido una grave infracción de las normas de circulación.

En cualquier caso, tu abogado te asesorará sobre la posibilidad y viabilidad de optar por la vía penal. Declarada la responsabilidad criminal, se derivará la responsabilidad civil ex delicto. Por tanto, aunque el objetivo de esta acción sea que se castigue el delito del responsable, podrás obtener tu indemnización por el accidente.

Cómo conseguir la mayor indemnización

Reclamar una indemnización por un accidente de coche no es difícil. Sin embargo, conseguir la mayor valoración depende de la pericia de tu abogado. Por eso, lo recomendable es contratar a un abogado especialista en tráfico.

Gracias a la cobertura de defensa jurídica del seguro podrás elegir al profesional que quieras que te asista. Esta opción podría no estar disponible si eres el responsable del accidente. Pero en cualquier otro caso, lo mejor es que seas tú quien elija al abogado que intervendrá en la reclamación.

Nuestro formulario te permite encontrar profesionales especializados en tráfico, que te permitirán conseguir la mayor indemnización tras el accidente.

 Por Adrián Garzón Ximénez

Entradas relacionadas

Leave a Reply

*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com