EXTRANJERÍALABORAL

Cómo contratar a trabajadores extranjeros no comunitarios (o conseguir trabajo en España)

By 15th enero 2019 No Comments

La contratación de trabajadores extranjeros puede ser muy ventajosa por motivos como su idioma, experiencias o conocimientos. Pero también puede ser problemática si no conoces la legislación laboral. De modo que hemos decidido redactar este artículo para explicaros qué requisitos tiene la contratación de trabajadores extranjeros. Sigue nuestros consejos si necesitar emplear a personas sin la nacionalidad española, o, si lo prefieres, contacta con uno de nuestros abogados especialistas en extranjería.

Qué condiciones debes cumplir como extranjero para trabajar en España

El artículo 10 de la Ley Orgánica 4/2000, de Extranjería (LOE) reconoce el derecho de los extranjeros a realizar actividades remuneradas en España, por cuenta propia o ajena, así como a quedar amparados por nuestro sistema de Seguridad Social. Sin embargo, se establecen una serie de requisitos, que pueden variar dependiendo de las circunstancias de cada trabajador.

El requisito principal para poder trabajar en España es poseer una autorización administrativa para residir y trabajar en vigor. Esta autorización tiene una duración inicial de un año y suele limitarse geográfica y profesionalmente.

Además, deberás cursar alta en la Seguridad Social. Para ello tienes que afiliarte tú mismo si eres autónomo. En caso de trabajar por cuenta ajena, será tu empleador quien se encargue de gestionar este alta.

La Entidad Gestora realiza una comprobación previa, en la que verificará que poseas la habilitación para residir y trabajar y, en caso de que sea exigible, la titulación para ejercer tu profesión. En estos casos puede ser necesario que solicites una homologación o te colegies.

También se comprobarán tus antecedentes penales, así como que no te encuentres en situación de compromiso de no retorno.

Requisitos para trabajar en España

El “único” requisito para trabajar en España es disponer de la citada autorización para residir y trabajar en vigor. Lo entrecomillo porque, en determinadas situaciones, podrían añadirse condiciones especiales.

Además, para obtener esta autorización necesitarás disponer de un contrato de trabajo salvo que seas autónomo. De modo que, a priori, puedes necesitar la ayuda de un empresario nacional.

Cumplidos estos requisitos bastará con que realices adecuadamente los trámites que señalamos a continuación.

Trámites para trabajar en España

Dependiendo de tu situación, los trámites que tendrás que realizar podrían empezar desde antes de la entrada en el territorio. Además, una vez conseguida la autorización administrativa para residir y trabajar, su conservación quedará condicionada al cumplimiento de otros requisitos.

Si necesitas ayuda deberías consultar con un especialista en extranjería, que puede ayudarte con estos trámites y muchos más, como solicitar tu nacionalidad, homologar tus estudios o reconocer documentos oficiales.

1. Conseguir el visado.

Este será el primer paso que deberás cumplimentar si quieres trabajar en España. Para ello necesitarás tramitarlo desde tu país de origen. Ten en cuenta que si te encuentras en situación irregular podrían denegarte la tramitación del visado.

El visado para residencia y trabajo te permite pasar un máximo de tres meses, durante los cuales se exige que curses alta en la Seguridad Social. Esta alta es la que dota de eficacia al visado.

Otros visados que te pueden resultar de interés son los de estudios, los de investigación y los de trabajo de temporada. Sin embargo, los visados de estudios y de investigación no dan derecho por sí mismos a realizar trabajos remunerados.

El visado se tramita en las Misiones Diplomáticas y Oficinas Consulares de España. En su defecto, podría tramitarse en la representación de otro estado miembro de la Unión Europea. Para ello te pedirán que aportes:

  • Una copia del contrato, así como un pasaporte o similar. Este documento identificativo debe tener una vigencia mínima de cuatro meses para que te sea concedido el visado.
  • El certificado de antecedentes penales de tu país de origen o, en su caso, del de tu residencia durante los últimos cinco años.
  • Un certificado de salud, para demostrar que no te encuentras en una situación sanitaria que pueda ser peligrosa para la salud pública.

En algunos casos, las autoridades de extranjería citan a los trabajadores extranjeros para celebrar una entrevista personal. De ser el caso, deberás acudir para cumplimentar este trámite también.

2. Entrada en el territorio nacional

Con tu visado en vigor podrás entrar en el territorio nacional a través de los puestos habilitados para ello. Ten en cuenta que el visado tiene una duración máxima de tres meses, por lo que necesitarás hacer la entrada en ese tiempo.

3. Alta en la Seguridad Social

Como decimos, el permiso de residencia y trabajo está condicionado a tu situación de alta en la Seguridad Social. Si vas a trabajar por cuenta ajena será tu empleador quien tenga que encargarse de este trámite.

En caso contrario, cometerás la infracción del artículo 53.1.a) de la LOE. sancionada con multa de entre 501 y 10.000 euros. Debes saber que esta multa puede sustituirse por la expulsión del territorio.

Si tu empleador incumpliera su obligación de darte de alta en la Seguridad Social, podrías interponer una denuncia ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Para ello puedes acudir al Registro de la Dirección Provincial más cercana o utilizar su buzón virtual.

4. Solicitar la tarjeta de identidad

Cuando obtengas tu autorización para residir y trabajar, dispondrás del plazo de un mes desde tu alta en la Seguridad Social para solicitar tu tarjeta de identidad. Recuerda que estás obligado a solicitarla personalmente, en las Oficinas de Extranjería o la Comisaría de Policía correspondiente.

Qué requisitos debes cumplir como empresario para contratar a un trabajador extranjero

Ahora que conoces las condiciones que debe cumplir un trabajador extranjero para que puedas contratarlo, te contamos qué requisitos te exigen a ti como empresario.

  • En primer lugar, y como no podía ser de otro modo, deberás estar inscrito como empresario en la Seguridad Social.
  • Además, tienes que estar al corriente de todas tus obligaciones con la Agencia Tributaria (incluidas las censales e informativas).
  • Por supuesto, debes garantizar una actividad adecuada al trabajador, al menos durante su estancia. Esto incluye el ofrecimiento de un contrato duradero, propio de su actividad y ajustado a la legalidad.
  • Por último, tendrás que acreditar que cuentas con medios económicos, materiales y personales para que tu proyecto empresarial funcione.

Trámites para contratar a un trabajador extranjero

Cuando vayas a contratar trabajadores extranjeros deberás seguir los pasos que te señalamos. Ten en cuenta que se puede exigir que la situación nacional de empleo permita la contratación, aspecto que no se tendrá en cuenta:

  • Cuando mediante vínculos familiares. Es el caso de quien tenga un cónyuge o hijo residente en España, y de los hijos y nietos de españoles de origen.
  • Cuando medien situaciones de protección. Por ejemplo, en el caso de refugiados y apátridas o de menores tutelados en edad laboral.
  • Cuando medien características específicas en el puesto de trabajo. Como en el caso de puestos de confianza o de instalación, montaje y reparación de equipos importados.
  • Cuando medien razones administrativas. Como puede ser la titularidad de autorizaciones de trabajo para actividades de temporada o de una autorización de residencia temporal.

1. Solicitar la autorización de la actividad

Para solicitar la autorización de la actividad se te puede pedir que acredites la “necesidad nacional de empleo”. Este trámite se realiza ante el Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE). Se considerará que concurre necesidad cuando:

  • La actividad figure en el catálogo de ocupaciones de difícil cobertura.
  • O cuando acredites la dificultad de contratación a través de certificado del SPEE.

Al margen de la situación de empleo, se te exigirá que garantices la disponibilidad de medios para mantener al trabajador en su actividad. Esto implica cumplir con los requisitos formales (inscripción en la Seguridad Social, formalización de contrato adecuado) y materiales (capacidad de dar continuidad a la actividad, titulación y homologación de la formación cuando sea necesario).

2. Autorización de residencia y trabajo

Una vez obtenida la habilitación para realizar la actividad, deberás presentar la solicitud de la autorización de residencia y trabajo. Para ello necesitarás aportar:

  • Documentación identificativa propia, de la empresa y del trabajador extranjero.
  • Contrato laboral, conforme a las normas de trabajo en vigor.
  • Habilitación para realizar la actividad o justificación de que no resulta exigible este requisito.
  • En su caso, documentación del proyecto empresarial y de la titulación del trabajador extranjero.

La autorización de residencia y trabajo quedará suspendida hasta que se entregue el visado y se produzca la entrada del trabajador en territorio nacional. La resolución favorable se notificará al trabajador para que pueda solicitar su visado en plazo de un mes.

Con el visado en su poder, tu empleado podrá entrar legalmenente en el territorio, en el plazo de vigencia de tres meses.

3. Alta en la Seguridad Social y tarjeta de identidad del extranjero

La autorización de residencia y trabajo se condiciona a la afiliación y alta en la Seguridad Social. De modo que deberás inscribir a tu trabajador en cuanto inicie su actividad contigo, y en plazo máximo de un mes desde su entrada en el territorio, para evitar las correspondientes sanciones.

Ten en cuenta que si no realizaras este trámite, las autoridades podrían expulsar a tu empleado del territorio. Además, podrías ser objeto de denuncia o demanda.

Respecto a la tarjeta de identidad de tu trabajador, le corresponde a él realizar personalmente el trámite. De modo que no será necesario que realices ningún trámite adicional.

Qué situaciones influyen en la contratación de extranjeros

Aunque estos sean los trámites generales que debes cumplir si quieres contratar un empleado extranjero, lo cierto es que existen multitud de particularidades y excepciones. Las más habituales tienen que ver con la situación en la que se encuentra el trabajador.

Si el ciudadano extranjero ya está en España podrás ahorrarte todos los trámites consulares. Sin embargo, la naturaleza de su estancia determinará la necesidad de otros trámites.

Por ejemplo, cuando quieras contratar a un ciudadano extranjero que esté estudiando en España, evidentemente no tendrás que ayudarle a tramitar el visado ni el permiso de residencia, pero tampoco podrás interferir en sus estudios con tu contrato. Te contamos las situaciones más destacadas y cómo afectan a tu régimen, obligaciones y trámites de contratación laboral.

Los extranjeros en situación de estancia por estudios, investigación o prácticas

Si quieres contratar a un Erasmus o a un ciudadano extranjero que se encuentre en España en pleno proyecto de investigación te ahorrarás la tramitación de su entrada en el país.

Sin embargo, no podemos olvidar que la entrada autorizada del extranjero se produjo por cuestiones académicas. Esto significa que, hasta que no finalice la formación, la relación laboral quedará subordinada a la formativa o investigadora.

La primera consecuencia de esta subordinación es que el contrato de trabajo deberá ser a tiempo parcial. Aunque lo cierto es que se permite celebrar un contrato a tiempo completo siempre que su duración no supere los tres meses. Por otro lado, los ingresos salariales no podrán considerarse “necesarios para la estancia”. Al menos no hasta que el trabajador termine sus estudios o prácticas.

A la hora de solicitar la autorización administrativa de residencia y trabajo, es importante saber que no se concederá a los beneficiarios de programas de cooperación o desarrollo en su país de origen.

Por otro lado, desde el momento en que el estudiante extranjero finalice con aprovechamiento su formación, podrá solicitar una autorización de residencia y trabajo él mismo.

Extranjeros en situación de residencia

Si el trabajador extranjero ya es titular de una autorización de residencia y trabajo, podrá solicitar su renovación en dos meses antes de que expire. La mera solicitud prorroga la autorización en vigor hasta que se resuelva el procedimiento. Además, se admitirá su presentación hasta noventa días después de expirada esta autorización, aunque esta conducta es sancionable.

Para conseguir una prórroga habrá que acreditar que la actividad va a continuar, al menos durante seis meses por año. En caso de que haya una interrupción de la actividad también se tendrá que demostrar que no tuvo causa en la voluntad del trabajador. La renovación tendrá una duración máxima de dos años.

En definitiva, se trata de otra vía para contratar a un trabajador extranjero ahorrándote el trámite del visado.

¿Y si no tengo autorización de trabajo?

Los extranjeros que se encuentren legalmente en España pueden ampliar su autorización de residencia para que también cubra la de trabajo. Para ello se le pueden exigir determinados requisitos, como acreditar que llevan un año en situación de residencia legal o que han sobrevenido circunstancias que los obligan a trabajar.

Como en los restantes casos, la ampliación de la autorización estará condicionada a la solicitud de la tarjeta de identificación y al alta en la Seguridad Social.

Procedimientos específicos

Este artículo solo debe servir como guía general, ya que legal y reglamentariamente se estipulan numerosas excepciones, incluyendo tratos diferenciados a determinadas nacionalidades en virtud de criterios de reciprocidad. A fin de cuentas, no es lo mismo el trabajo por cuenta ajena que propia, como tampoco es lo mismo un trabajador extranjero que el prestador transnacional de servicios.

Por ejemplo, las trabajadoras extranjeras víctimas de violencia de género pueden solicitar una autorización de residencia y trabajo por circunstancias excepcionales. Además se les aplica un régimen especial a nivel de sanciones, no incoándose expedientes en caso de que se detecte su situación irregular por medio de una denuncia.

Por otro lado, en este tipo de relaciones no solo entran en juego las normas de derecho laboral, sino también las de protección social. Por eso es recomendable contar con un laboralista que tenga conocimientos de extranjería.

Si necesitas ayuda con la contratación de trabajadores extranjeros puedes rellenar gratuitamente nuestro formulario. Te pondremos en contacto con extranjeristas y laboralistas que te ayudarán a tramitar el contrato fácil y rápidamente. ¡Pruébalo sin compromiso!

Por Adrián Garzón Ximénez

Entradas relacionadas

Leave a Reply

*

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com